Crítica de ‘La ciudad de las estrellas (La La Land): Para vosotros, soñadores

La ciudad de las estrellas (La La Land) - Poster.jpgLa ciudad de las estrellas (La La Land) no te cautiva de manera forzada, por tirar de lo fácil a la hora de querer que sintamos algo, lo hace por su sencillez, por su forma de ser narrada, por sus protagonistas y por detalles que pueden pasar desapercibidos. La ciudad de las estrellas (La La Land) nos somete a una lectura que tiene que ir más allá de una historia que ha podido ser contada miles de veces de chico conoce chica, puede que se enamoren y puede que tengan el futuro de color de rosas. Damien Chazelle quiere que nos sintamos que somos ellos, que la historia sea la nuestra, que olvidemos por un momento que hay dos actores (Soberbios Ryan Gosling y Emma Stone) y que nosotros seamos Sebastian o Mia. Que nosotros tengamos nuestra propia ciudad de las estrellas y lo consigue contando una historia cotidiana, bonita, en momentos luminosa en otros oscura y que al terminar no hace más que dejarte reflejado en ella. Dije hace tiempo que La llegada (Arrival) era la obra más importante del siglo, La ciudad de las estrellas (La La Land) tiene una importancia cinematográfica lejos de cualquier límite.

Quien escribe estas líneas se quedó boquiabierto en todo momento, con ganas de llorar y de reír a partes iguales, de querer aplaudir en cada momento y de terminar bailando al final de la cinta. Pero me entusiasma en sus pequeños momentos, esos momentos que, quizás, pasen inadvertidos. Me quedo con ese momento en el que Chazelle consigue trasmitir el enamoramiento a través de unas manos. Unas manos que, poco a poco se van juntando hasta estar unidas. Ese momento tiene más sentimiento, más verdad y más emociones que cualquier comedia romántica que busca eso de manera brusca. Después, un baile en las estrellas, una danza mágica. Pero sin duda, quizás, el detalle que más me devastó fue, sin entrar en spoilers, la cámara tirando un plano cenital y un personaje dando unos pasos de atrás, alejándose de algo sin ese personaje quererlo. Es ahí donde La ciudad de las estrellas (La La Land) gana por goleada. También podemos hablar de cómo crea la sensación de soledad y la búsqueda del o de la “especial”, convirtiendo a Emma Stone andando entre estatuas y que solo bailan aquellos que ya lo han encontrado. La ciudad de las estrellas (La La Land) está lleno de esos momentos, únicos y que siempre aciertan, como las llamadas inoportunas de móvil.

Y también me quedo en sus múltiples mensajes. La ciudad de las estrellas (La La Land) habla de algo esencial, pelear por los sueños hasta el final, pero también manda un mensaje realmente doloroso “¿Qué estamos dispuestos a perder por conseguirlos?”, quizás esta dupla haga de la película la gran maravilla que es. También me quedo con algo que pocas veces se ha hablado en el cine. Siempre se han hecho musicales o películas que hablan de lo que significó el paso del mudo al sonoro, y aquí Chazelle se las arregla para contar como ha cambiado la música con todos los arreglos que han ido apareciendo en la industria en los últimos años y como eso puede tirar por tierra tu sueño de levantar, no sé, un bar de Jazz (por ejemplo). Pero todo ello metido en un envoltorio de optimismo, felicidad pura y vida que da miedo. Todo esto hace de La ciudad de las estrellas (La La Land) una joya. Una joya para soñadores, para quienes vean que la vida tiene diferentes caminos y para aquellos que, a pesar de los palos del amor, siguen pensando que en algún lugar está esa persona especial, la que detendrá el mundo, la que conseguirá que nos levantemos cada día con una sonrisa y que apoyará todo lo que hagamos. Aquella que no está tras la pantalla de un móvil, sino aquella que al despertarnos veamos a nuestro lado. El amor de verdad.

Y todo ello mientras cantamos, bailamos, vivimos y somos aquellos que siempre fuimos y que peleamos por nuestros sueños como siempre. Viva La ciudad de las estrellas (La La Land). Viva el cine. Vivan los soñadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s