Crítica de ‘Nerve’: La realidad supera a la ficción

Nerve Poster¿Cuántas veces una premisa no ha sido explotada cómo se debería y todo termina en un gran bluf? Nerve tiene una premisa muy interesante y durante sus primeros minutos parece que la cinta no va a saber explotar como debería esta premisa, pero cuando coge velocidad, se olvida de las ñoñerías románticas, Nerve se convierte en un torbellino de entretenimiento que hace que la butaca se quede corta para la montaña rusa de emociones que desata en ti. La premisa se explaya de manera ejemplar y, aunque si queda esa sensación de que podría haber salido algo más redondo, Nerve se convierte en una de las mejores cintas veraniegas de este año pobre en ese aspecto.

La premisa de Nerve es una situación que se está viviendo hoy en día en la realidad: Un juego móvil se ha convertido en la sensación, en él puedes ser observador o jugador. El observador lanza retos a los jugadores, que deberán decidir si lo aceptan o no. Al aceptarlo, ganan dinero, si lo rechazan, pierden todo. El juego es ilegal y, si te chivas, será tu fin. Nerve no da explicaciones de más sobre su universo o su mundo, da pequeñas pinceladas y deja que sea el espectador quien vaya uniendo cabos para saber cómo funciona el juego. Y así arrancamos. Y cuando pasan los primeros treinta minutos, Nerve es un no parar. Las pruebas de nuestros protagonistas se incrementan en dificultad y locura, las relaciones se intensifican y, aunque parezca mentira, temes por ellos y piensas que de verdad les va a pasar algo. Y todo esto con una dirección muy diferente, con intercalado de imágenes móviles con imágenes de ficción normal.

Y todo funciona a las mil maravillas, pero cuando Nerve quiere arriesgar algo más, la cinta no lo hace. No lo hace porque no quiere ir más allá, indagar algo más en esa crítica que hace, en esas aplicaciones móviles que nos tienen consumidos y pegados al aparato todo el día. Además, no hubiera pasado nada si no meten una historia de amor que, a fin de cuentas, tampoco hace que la historia cambie o sea otra cosa. Pero Nerve debe ser lo que es, cine de consumo fácil para personas jóvenes/adultas que disfruten durante hora y media y, quizás, al salir debatan sobre lo que han visto y si nuestra sociedad acabará igual que en la película: sucumbiendo a un juego móvil y, al final, decidir qué hacer con quienes no sepan ocultar algo así.

Y el reparto, joven, está muy conectado y con una química increíble. Emma Roberts se come la cinta en cada aparición, que es básicamente el 90% de la misma. La actriz, que ha visto como su carrera ha despuntado gracias a series como American Horror Story o Scream Queens, es una estrella que tiene todo por delante y que sabe elegir perfectamente sus papeles. Y aquí lo hace. Su química con Dave Franco es brutal. Él también está muy bien, quizás algo menos que ella, pero consigue que la película también se mantenga. Nerve es una cinta crítica y muy entretenida, posiblemente de lo mejor que se estrene este verano. Habrá quien no comparta está afirmación, pero Nerve lo consigue y con creces.

Puntuación: 7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s