Crítica de ‘Home: Hogar dulce hogar’: Un Dreamworks demasiado infantil

Home: Hogar dulce hogarEl cine de animación es uno de mis predilectos. Da igual de donde sea la cinta, quién sea el estudio detrás de ella o de que vaya, siempre que hay una película animada a punto de estrenarse, tengo que verla. Soy muy fan de Pixar, y Dreamworks acaba de empezar a engatusarme con Cómo entrenar a tu Dragón o Los Croods. Por eso Home: Hogar dulce hogar era una de las cintas que tenía marcadas en el calendario de la animación. Pero mi sorpresa ha sido de decepción. Home: Hogar dulce hogar es una cinta muy floja dentro de la factoría de Steven Spielberg que sólo puede interesar a los más pequeños de la casa. Y a los fans de Rihanna, que pone su voz y casi toda la banda sonora.

Home: Hogar dulce hogar cuenta la historia de la raza alienígena Boov, una raza caracterizada por huir siempre del peligro. Oh es uno de esos seres, un ser torpe pero con un corazón enorme. Cuando conozca a Tip comprenderá que no todo en la vida es huir, sino que se pueden aprender muchas cosas de aquellos que son diferentes a nosotros. Con este argumento, los más pequeños de la casa comprenderán el valor de la diversidad y que en el fondo todos somos iguales, dando igual el color de piel, la nacionalidad o la propia ideología. Es una película, en el fondo, educativa para ellos.

Pero claro, esto mismo es lo que suele hacer Pixar en sus películas, dar temas de aprendizaje a los más pequeños, pero a la vez realiza una cinta en la que los adultos se sientan integrados y no aburrirlos con estos temas que para ellos son más que sabidos. Y eso parecía que Dreamworks lo había conseguido con las dos entregas de Cómo entrenar a tu Dragón, pero esta última es un paso atrás de la compañía, que consiguió sorprender incluso con Las aventuras de Peabody y Sherman. Y es que el guión, a parte de ser infantil, tiene ciertas lagunas en muchos tramos de la misma. Enemigos que aparecen al final, el objeto de la desdicha se menciona pocas veces o no sabemos muy bien que es lo que nos quieren contar.

Pero no estoy diciendo que todo sea horrible en la cinta. Ni mucho menos. Los personajes se disparan como unos seres adorables, bien construidos y con una originalidad en su forma que llamarán la atención. Además, es divertido ver que cuando cambia su estado de ánimo, cambian de color. Tiene momentos de lucidez, en especial Oh y el líder los Boov. El primero por ser el protagonista y hacernos reír muchas veces, y el segundo por ser una líder disparatado y realmente loco (atentos a su momento sombrero con barbacoa). Pero quitando a estos dos, la cinta no avanza mucho más. Si que busca, y suele encontrar la emoción en muchas de sus escenas, pero no consigue convencer como debería.

En definitiva, Home: hogar dulce hogar es una cinta demasiado infantil para los tiempos que corren. Dreamworks da un paso atrás en su camino por querer dar caza a Pixar, parecía que lo tenía cerca, pero después de la notable Cómo entrenar a tu Dragón 2, esta Home: Hogar dulce hogar es una cinta vacía y sin demasiado que ofrecer. Únicamente apta para los más pequeños de la casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s